Consejos

Presentación (Pretalk)

Este es uno de los momentos más importantes, si no el que más. Se trata de presentar correctamente lo que vamos a hacer. Lo que buscamos en esta fase, previa a la hipnosis como tal, es generar conformidad, empatía y expectativas positivas que hagan que nuestros voluntarios tengan ganas no sólo de probar la experiencia, sino además de seguir voluntariamente y al pie de la letra nuestras instrucciones.

Para ello, lo más habitual es empezar despejando los miedos y mitos más habituales ofreciendo mucha información sobre lo que es y lo que no es la hipnosis. Esto funciona muy bien en contextos como las consultas terapéuticas, donde no hay ninguna prisa y la persona está allí voluntariamente (y generalmente pagando) y por tanto quiere disponer de toda la información necesaria. En otros contextos, como el de la hipnosis callejera, esta presentación puede resultar demasiado lenta, y que la gente que hemos parado no tenga ganas de quedarse a escucharla hasta el final. En ese contexto yo opto por la vía opuesta: no decir casi nada, lo justo para generar curiosidad… la curiosidad necesaria para hacer que la persona acepte seguir mis instrucciones con la expectativa de “¿Qué pasará?”.

Algo tan breve como: “¿Quieres probar una cosa curiosa?” puede ser suficiente en muchos casos para generar una atmósfera de colaboración y receptividad.

Escépticos

Los escépticos no tienen por qué ser malos voluntarios. Simplemente son gente crítica y analítica que han recibido información “falsa” sobre lo que es la hipnosis, y ciertamente tienen razón: ESA hipnosis no existe. Bastará con darles información que sí que encaje con su sistema de creencias. Como son gente analítica y crítica, no necesitarás esforzarte en convencerlos. Ellos mismos analizarán la información que les brindes y concluirán que ESO SÍ es posible.

Por tanto en esos casos yo opto por darles la razón, ponerme de su lado, y explicarles que efectivamente, ESO que ellos creen que es la hipnosis no existe, pero lo que yo quiero enseñarles no se parece en nada a eso:

“Sólo sigue mis instrucciones, y en algún momento sentirás algo: ESO que vas a sentir será hipnosis real”.

Aquí podéis ver a un escéptico explicando su experiencia. Esta información os puede servir para aclarar las dudas de vuestros escépticos:
¿Qué se siente al ser hipnotizado? Testimonio de un escéptico

¿Cómo formular las sugestiones?

Nuestra herramienta principal cuando hacemos hipnosis es la sugestión. Es importante que sepamos sacar el máximo partido a cada palabra que digamos, sabiendo elegir las que tendrán mayor efecto en nuestr@ voluntari@. Además también es muy importante que nuestra voz y nuestra actitud acompañen nuestras palabras. Si queremos que la persona se relaje, nuestra voz deberá sonar lenta, pausada, grave… si queremos que la persona se active y haga algo que implique energía tendremos que transmitir la misma energía con todo nuestro cuerpo y nuestra voz (subiendo el tono, el volumen y la velocidad).

Aquí algunos consejos importantes para formular buenas sugestiones:

Principales motivos de fallo

Los dos principales motivos por los que suelen fallar nuestras sugestiones son:

  • Falta de motivación
  • Mala comunicación (malentendido)

Si nos aseguramos de que la persona entienda bien lo que le estamos pidiendo, y le damos suficientes motivos para hacerlo, lo hará, con o sin hipnosis.

Más información aquí:
Principales motivos de fallo

¿Y si aún así fallo?

Todos fallamos. Más tarde o más temprano, más o menos veces… pero nadie se salva de esa experiencia. En esos casos muchos optan por culpar al voluntario del fallo, diciéndole que como toda hipnosis es autohipnosis, si ha fallado es porque él no ha sabido seguir correctamente las instrucciones. Otros intentan convencerlos de que han sido hipnotizados pero no se han dado cuenta, argumentando que la sensación es tan sutil (o inexistente) que mucha gente no se da cuenta de que ha entrado en hipnosis.

Si bien estas dos explicaciones pueden ser ciertas, yo no soy partidario de esos enfoques, ya que en mi opinión lo único que hacen es agrandar la brecha que rompe nuestra empatía, al estar nosotros negando la realidad de la otra persona y poniéndonos “en su contra”. Personalmente prefiero asumir el error, y preguntarle al voluntario en qué cree que he podido fallar, o cómo cree que podría funcionarle mejor. Luego le pido que me deje volver a probar incorporando sus propias recomendaciones. De este modo consigo:

  • Que la persona se involucre en el proceso, al participar activamente en el método de inducción.
  • Calibrar y aprender a adaptarme mejor no sólo a esa persona, sino a otras similares en el futuro.
  • Que la persona acepte implícitamente entrar en hipnosis si lo hago como ella me dice.

Más sobre cómo afrontar y plantear los fracasos:

Otros consejos útiles

Aquí tienes otros consejos útiles para empezar:

  • ¿Cómo sé si está hipnotizado/a?
    Sencillamente, no nos importa saberlo. Hay señales habituales, pero ninguna es conclusiva, ni nos garantiza ningún éxito. Recomiendo asumir que lo está y actuar con la seguridad de que lo está.
  • Cómo practicar en solitario En este vídeo tienes algunos ejercicios que puedes practicar por tu cuenta en casa, sin necesidad de voluntarios.
  • Qué hacer cuando se ríenAlgunos consejos sobre cómo reaccionar cuando se rien al empezar la experiencia (cosa muy muy habitual).

Continuar: Precauciones y Seguridad