Utilización

Tras la estabilización llega el momento de usar la hipnosis para el objetivo deseado. Esto puede ser:

  • Demostraciones tipo show (catalepsia, rol-playing, amnesia…)
  • Trabajos de motivación y crecimiento personal (ensayar el éxito, círculo de excelencia, modelado…)
  • Terapias y clínica (control del dolor, malos hábitos, fobias, ansiedad…)
  • Relajación

Siendo tu primera sesión, mi recomendación personal es que, a menos que seas una persona muy segura de ti misma, te limites a hacer una relajación con alguna secuencia de imágenes, sonidos y sensaciones agradables y placenteras, y sin plantear ningún tipo de reto ni de “rol-playing”. Esta recomendación la hago porque lo más importante que debes construir en un principio, y que generalmente te faltará, es la seguridad en ti mism@ y en tu capacidad para hipnotizar, y el modo de hacerlo es acumular éxitos. He visto a mucha gente frustrarse por sus primeros fracasos, y cuando les pregunto cómo fue la sesión me cuentan que lograron las manos magnéticas, los ojos pegados, que se riera… pero no que olvidaran un número, y por eso han fracasado. Yo me quedo con los ojos como platos en estos casos: ¡¡¡de 4 cosas 3 han funcionado y sin embargo se quedan con la sensación de que han fracasado, en lugar de enorgullecerse por sus éxitos!!!

Por eso, te recomiendo que no te arriesgues de entrada si no estás segur@ de ti mism@ y de que puedas hipnotizar. Primero demuéstrate a ti mism@ que puedes hacerlo, que funciona, haciendo algo muy suave y sin posibilidad de fallo. Cuando te lo hayas demostrado, entonces podrás probar cosas nuevas, y fracasar todas las veces que hagan falta sin que eso te desanime porque sabes que es cuestión de práctica que lo logres.


Continuar: Salida