Hipnosis como anestesia en cirugía de corazón

¿Sabías que para aprender hipnosis puedes ir a descargar mi guía gratuita en la página de inicio?

¡Extra extra! :

  • Una anciana italiana es operada del corazón con hipnosis y sin anestesia
  • Operan del corazón con hipnosis y sin anestesia a una anciana italiana de 82 años
  • Intervienen a una paciente del corazón con hipnosis en vez de anestesia
  • Una anciana de 82 años se somete a una cirugía de corazón bajo hipnosis y sin anestesia

¿Realmente la hipnosis es tan poderosa? ¿Se puede sustituir la anestesia por hipnosis en operaciones de corazón? ¿Qué hay de cierto en esta noticia? Quédate que te lo cuento.

Hace unas semanas vi cómo muchos profesionales de la hipnosis compartían esta noticia. Algunos lo hacían sin añadir nada más, dejando que el titular haga su magia en la imaginación de sus seguidores. Otros añadían algún comentario aludiendo al poder de la hipnosis para reducir el dolor, y otros directamente aprovechaban para promocionar sus propios servicios, utilizando esta noticia como argumento de venta.

Y es que cuando leemos las palabras “operación”, “corazón”, “hipnosis” y “sin anestesia”, lo más fácil es que nos imaginemos a una persona con el pecho abierto en canal y sin sentir dolor solo gracias al poder de su mente.

Yo, que soy escéptico y curioso a más no poder, necesitaba comprender exactamente qué se había hecho y cómo se había hecho antes de compartirlo. No me gusta nada compartir desinformación, que en el mundo de la hipnosis tenemos ya de sobra. Y es que la noticia tenía dos elementos clave que necesitaba aclarar: necesitaba saber en qué consistía esa operación de corazón para saber de cuánto dolor estábamos hablando realmente, y si realmente se había sustituído la anestesia por hipnosis y cómo se había hecho. Así que tras leer el comunicado que hizo el hospital en cuestión, consultar a un par de amigos del mundillo médico, e investigar un poco más por mi cuenta, esto es lo que descubrí:

Para la operación se utilizó una técnica llamada Implante Valvular Aórtico Transcatéter, TAVI por sus siglas en inglés. Consiste en introducir un tubo hueco muy fino, a través de una pequeña incisión, en este caso en la pierna, para luego guiarlo por dentro de la arteria femoral hasta llegar al corazón, y allí, colocar una válvula autoexpandible. Esta técnica, al contrario de lo que solemos imaginar cuando nos hablan de operaciones de corazón, es mínimamente invasiva y no quirúrgica… Hablamos de un pequeño corte en una pierna, y un fino tubo que va por dentro de la arteria, donde no tenemos mucha sensibilidad, y por tanto, es más molesto que doloroso.

Y tú dirás, “bueno, vale Joël. La operación no era a corazón abierto, pero la noticia sigue siendo correcta: se hizo sustituyendo la anestesia por hipnosis, ¿no?”

Pues tampoco. Y es que el propio comunicado oficial nos dice claramente que SÍ QUE HUBO ANESTESIA. En el primer párrafo ya nos explican que se utilizó anestesia local en los puntos donde se practicó la incisión.

Pero entonces, ¿cuál es la noticia?¿para qué se usó la hipnosis?¿Por qué dicen que no hubo anestesia cuando sí que la hubo? 

Pues aquí viene la clave de la confusión. Y es que el título del comunicado es: ‘La intervención en una paciente de 82 años SIN SEDACIÓN.’ No sin anestesia. 

Normalmente, cuando hablamos de anestesia nos solemos referir a anestesia general. La anestesia general es aquella que te deja totalmente inconsciente e insensible a cualquier estímulo. El caso es que para intervenciones como esta, que como hemos visto antes es mínimamente invasiva, en los últimos años se suele preferir sustituir la anestesia general por una combinación de sedación consciente, que como su nombre indica, es la aplicación de un sedante más suave que mantiene a la persona relajada, calmada y quieta, pero sin perder la consciencia, y anestesia local en la zona de la incisión para el anular el dolor. Se ha demostrado que de esta forma se reducen riesgos y se mejora la recuperación. Hasta aquí todo normal.

El comunicado del hospital simplemente nos explica que en este caso, por ciertas dificultades relacionadas con la intubación que no vienen a cuento, se utilizó hipnosis en lugar del sedante, no para reducir el dolor, que para eso sí se utilizó anestesia local, sino como una técnica de relajación y de distracción que mantuviera a la señora calmada e inmóvil mientras los médicos hacían sus cosas.

Pero entonces, ¿por qué ha sido noticia? ¿Qué importancia tiene?

Pues como tantas cosas en ciencia, en sí misma no tiene mayor relevancia… de hecho ni siquiera es la primera vez que se hace. El año pasado ya salió exactamente la misma noticia, pero en Francia y con un señor de 88 años. Y son solo dos ejemplos de muchos, ya que este uso COMBINADO de hipnosis y anestesia local se está investigando y aplicando bastante estos últimos años. Y es que igual que se está demostrando que sustituir la anestesia general por anestesia local más sedación tiene muchos beneficios, la posibilidad de ir un paso más allá y sustituir ese sedante por hipnosis no solo ofrece una nueva alternativa, sino que tal vez tenga aún más beneficios. En ese sentido esta noticia es otro grano de arena, insignificante en sí misma, pero que engrosa una futura montaña de evidencia. Y es que la ciencia, por lo general, avanza así, granito a granito.

Así que sí, esta noticia es relevante, pero no es como para echar cohetes… es un día más en el campo de la investigación. Cada día se hacen cosas así que son ignoradas por los medios generalistas. Pero la palabra hipnosis vende… sobretodo si además se presenta como “la alternativa natural” a potentes fármacos, ocultando que en realidad sí que se usaron fármacos… los medios lo saben, y por eso han hecho de esto una noticia. Eso no nos debería sorprender. 

Lo que sí me ha sorprendido más es que tantos compañeros del mundillo la hayan compartido sin matizarla. Da la sensación de que se han dejado llevar más por el entusiasmo de ver confirmadas sus creencias que por un interés real en ver cómo lo habían hecho para poder explicarlo o aplicarlo ellos mismos. Da qué pensar.

En fin, por ir acabando, solo me quedaría aclarar que la hipnosis sí que tiene usos clínicos demostrados en relación al dolor, pero como casi todo en este mundillo, con matices. ¡Ay, los matices! Pero de eso ya hablaré en otro vídeo.

¿TE HA GUSTADO? Valora el artículo con 5 ESTRELLAS y compártelo en tus redes.

Deja un comentario